La Odisea del té Rojo en China

103_puerh-cheng-2011_1

El té Rojo, o Pu Erh en mandarín, desconocido durante siglos fuera de China, es desde hace algunos años bastante popular en España así como en todo Occidente. Esto es fundamentalmente a causa de sus propiedades beneficiosas para nuestro organismo. En la medicina tradicional china siempre se han utilizado los tés como potentes fármacos para distintas dolencias y afecciones, y el Pu Erh en ese sentido tiene un lugar privilegiado en la cultura popular. Tanto es así que si comentas con algún amigo de nacionalidad china que bebes Pu Erh de forma habitual, lo primero que te dirá será: “¿Estás enfermo?” Así de interiorizada está la idea de que este tipo de té (que resulta de una fermentación bacteriana que dura años) posee numerosas propiedades depuradoras y equilibradoras a muchos niveles, incluso anímicos o energéticos según la M.T.C.

tortas pu er

Este enorme incremento en la demanda produjo a finales del siglo XX el desarrollo de un proceso acelerado para recrear esa fermentación lenta en bodegas, y es conocido en China como Shu Cha. Ése es el té Rojo que se vende en Occidente mayoritariamente, sólo o mezclado con otros ingredientes. Esta elaboración artificial no es para nada perjudicial en sí misma, sino que puede tener un sabor muy atractivo, aunque peculiar, y muchas de las propiedades atribuidas al té Rojo tradicional. Aunque ni que decir tiene, que una gran parte es fermentado en condiciones poco salubres y con una rapidez excesiva, todo en aras del máximo beneficio.

factory

No obstante, la revolución más sorprendente que ha sufrido el Pu Erh en su historia reciente ha sido a partir de 2007, cuando los chinos empezaron a ver el té Rojo como algo más que una medicina, como un objeto de lujo, un símbolo de la búsqueda de autenticidad y vuelta a las raíces que la nueva clase alta de China ve encarnada por el preciado Pu Erh.

tortas estanteria
lin-cang_1Casi todos hemos oido ya hablar de las subastas millonarias de tortas de té rojo centenarias, pero pocos en Occidente conocen hasta que punto el Mercado ha sacudido esta industria teícola en particular. Los expertos se quejan de que antes era relativamente fácil encontrar buenas cosechas a precios aceptables, si uno se movía hasta las plantaciones o los puntos de distribución regionales.

Pero a partir de 2007 el mundo del té rojo explosionó: El aumento incesante de la demanda externa, el progreso meteórico de la calidad de vida en China, y la apertura de literalmente miles de tiendas de té “tradicionales” en lugares turísticos sin tradición alguna de elaboración o venta de té. Todo ha contribuido a que el poner las manos sobre una buena torta de té rojo prensado sea una heroicidad. Por eso en té&té contamos con aliados bien experimentados en esta lucha, expertos de talla internacional con numerosos contactos sobre el terreno.

Otro ejemplo de lo disparatada de la situación en la actualidad son los acalorados debates entre las distintas sub-regiones de guanzhouYunnan, sobre en cual de ellas fue el verdadero origen del Pu Erh. Llegando al extremo de cambios de nombre en distritos y capitales, (la sub-región de Simao pasó a llamarse Pu Er en 2007).

Qué es y qué no es auténtico Pu erh es el foco de una controversia que no parece haber hallado aún una solución. Se han propuesto definir características desde un punto de vista académico, geográfico, político… Pero la realidad es que la saturación de mal llamado Pu erh de ínfima calidad en el mercado no para de aumentar.

Pero no decimos todo esto para desanimar a los aficionados, a aquellos que tienen un verdadero interés por disfrutar de su sabor y propiedades. Sino todo lo contrario, para animar a todo el que desee acercarse al apasionante mundo del Pu Erh, y que no deje de hacerlo, ¡pues mercece la pena!

pu te taza

Además ahora acabamos de traer a té&té la cosecha de 2015. Un Pu Erh joven sí, pero que con sólo un año de maduración sorprende por su profundidad y dulzor natural. Así que no pierdas la oportunidad de probarlo (enlace a la tienda online).

torta nueva

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *