Recetas de té frío para el final del verano

Se acaba el verano, ¡pero no el calor, ni el té frío! 

El té frío siempre es una buena opción. Aunque se acaba el verano, no quiere decir que no podamos seguir disfrutándolo. Y es por eso que te traemos 4 recetas de té frío con las que seguir experimentando.

Pero lo primero es lo primero: ¿Cómo preparar té frío?

Antes de pasar a las recetas de té frío más elaboradas, volvamos a explicar brevemente la forma más sencilla de consumir el té frío. Por supuesto, hay diversas maneras de hacer un buen té frío, pero la que nosotros siempre recomendamos es la de maceración. ¿En qué consiste? ¡Muy fácil!

-Solo necesitas una jarra, tetera o botella de cristal.

-Después, en un infusor extraíble, o en filtros de papel, echamos el té proporcional a la cantidad de agua (cucharadita colmada de té por cada 0,25l).

Aquí puedes ver una selección de nuestros infusores más vendidos.

-Servimos el agua (a poder ser, filtrada).

-Tapamos e introducimos en el frigorífico durante 6 a 8 horas. No temas, porque este proceso no amarga el té en absoluto.

-Después del macerado, retiramos el filtro, ¡y listo! Ya tenemos nuestro té frío para disfrutar el resto del día.

Aunque este método pueda realizarse con cualquier té que te guste, estas  son nuestras recomendaciones especiales para té frío.

Receta 1: Té frío con fresas y limón

 

-Se prepara el té a elección (puro preferentemente, pero cada uno puede escoger el que más le guste). Se deja enfriar a temperatura ambiente. También se puede utilizar el té frío previamente macerado, si ya estuviera hecho.

-Una vez templado, se agrega a la batidora con un par de puñados de fresas, el zumo de un limón y cucharadas de miel al gusto. Se bate todo muy bien.

-Se deja enfriar en el frigorífico o se añade hielo, y a disfrutar.

Receta 2: Frappe de Chai

 

Hace poquito ya os dejamos una receta de Chai Imperial helado en Instagram. Ahora os traemos una variación pasada por la batidora.

-Prepara el té chai (o chai imperial si lo prefieres). Retira el té y deja reposar a temperatura ambiente hasta que quede templado. Recuerda el cálculo que hemos realizado antes: Una cucharadita colmada de té por cada 0,25l

-En la batidora, mezcla el té preparado, 4 cucharadas de leche condensada y 2 o 3 tazas de hielo. Bate bien y sirve.

-Si quieres ir por el toque extra placer prohibido, añade nata montada por encima.

Receta 3: Polos de té verde y frambuesa

 

 -Preparamos nuestro té verde puro de preferencia con normalidad, en caliente. Usamos alrededor de 100ml de agua. Lo dejamos aparte hasta que esté a temperatura ambiente.

-Servimos en la batidora junto con 100gr. de frambuesas, el zumo de medio limón y 3 cucharadas de miel (o endulzante a elección).

-Batimos bien y colamos las semillas de las frambuesas.

-Introducimos la mezcla en las poleras, o en vasos con una cucharita para usar de palito. Congelamos al menos 4 horas.

Receta 4: Limonada de té negro

-Preparamos el té negro macerado que prefiramos. En este caso, no es tan importante que sea puro (Assam, Gran Yunnan Imperial, Irish Breakfast), también puede ser perfumado (Té negro jengibre limón bio, Frutos de Nepal, Hammam Black leaf). Lo dejamos enfriar.

-Añadimos el zumo de un limón y el de una lima.

-Añadimos miel al gusto (entre una y tres cucharadas debería ser suficiente).

-Enfriamos en el frigorífico o servimos con hielo.

 

Espero que os atreváis con alguna. Y no dudéis en consultarnos con cualquier duda. ¡Nos vemos pronto!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *