Tipos de té verde japonés

Tipos de té verde japonés

palacio tipos te verde japones

Aunque Japón también produce otro tipo de tés, el más popular y abundante (90% de la producción), es el té verde. El té verde es la bebida más consumida de Japón, y forma una parte esencial de su cultura. Aunque hay más variedades, nosotros nos centramos en los siete tipos de té verde japonés principales: Sencha, Kabusecha, Gyokuro, Hojicha, Kukicha, Bancha y Genmaicha.

Todo té verde, así como el resto de tés, ya sea negro, oolong, blanco etc., proviene de la misma planta, llamada Camellia Sinensis. Lo que los diferencia a unos de otros es la forma en la que la hoja del té es cultivada y tratada. Algo parecido sucede cuando nos referimos al té verde japonés en particular. Aunque todos vengan de la misma planta, pueden proceder de diferentes “cultivars”. Los cultivares son grupos específicos de la Camellia Sinensis con características únicas. Uno de ellos, por ejemplo, sería el Yabukita. Esto, así como el proceso de secado, la luz, el lugar, son algunas de las cosas que pueden influir en la creación de los diferentes tipos de té verde japonés.

La mayoría de tés verdes japoneses pasan por un proceso de vaporización. Es decir, se someten a vapor caliente durante 30-45 segundos para detener los procesos enzimáticos derivados de la oxidación celular. A veces, pueden ser vaporizados durante períodos algo más largos, como es el caso del Soshun Primavera, lo cual dará a la infusión un sabor más intenso y dulce.

La siguiente característica principal de los tes verde japoneses, sería la división entre tés de penumbra y tés de luz. Lo que viene a referirse a la forma en la que se cultivan. Los tés de penumbra son privados del 80% de los rayos del sol tres semanas antes de la recolección (en el caso de los Gyokuro, aunque puede variar el tiempo cuando nos referimos por ejemplo al Kabusecha), cubriendo las cosechas con un techo de paja o tela oscura.

Un poco de historia

Rikyu y los tipos de té verde japonés

En el siglo XII, Eisai, un monje budista, trae de China las semillas del árbol del té. Estas se plantarán en Kyushu y en Honshu. Eisai aprendió en China la manera más habitual de beber té durante la dinastía Song, convirtiéndolo en polvo muy fino que luego se batía con el agua para beberlo. Lo que conocemos como Matcha.

En el siglo XVI, Sen-no Rikyu, el abad de un templo zen, codificó la relación existente entre el té, el budismo y las diferentes escuelas del té, para dar form al Cha No Yu (la ceremonia del té). A partir de entonces, el té gana popularidad y es adoptado poco a poco por todos los estratos de la sociedad nipona.Aunque hace falta esperar hasra el siglo XVII, cuando Yin Yuan, un monje chino, introduce en Japón el último modo de preparación del té, el infusionado de las hojas.

Tipos de té verde japonés

Sencha: Recogido tres veces al año, de abril a septiembre. Es el tipo de té más popular en Japón, y es cultivado a plena luz del sol. Tiene un característico color esmeralda, y un fresco sabor vegetal y marino. Tras ser vaporizado, las hojas se enrollan en agujas muy finas. Junto al Kabusecha y el Gyokuro, pertenece a la gama más alta de los tés verdes japoneses.

Kabusecha

 Un té de penumbra (entre 10-14 días), a medio camino entre el Sencha y el Gyokuro. Como los mencionados, tiene abundancia de L-teanina, y sabor umami intermedio.

plantacion tipos de te verde japones

 Gyokuro

 Recogida una vez al año, en abril. Un té de penumbra, bajo la que permanecerá al menos tres semanas. De los tres (sencha, kabusecha y gyokuro), es el que posee un sabor más intenso al famoso y alabado umami,con un toque de dulzura. Hojas de color verde oscuro, finas como agujas.

 Hojicha

 Se trata de un té verde tostado. Sus hojas tienen un intenso color caramelo. Con niveles muy bajos de teína.

 Kukicha

 Existen dos tipos, aunque mucha gente no lo sepa, el tostado y el verde. Ambos están hechos con los tallos de la planta, en el caso del verde sin pasar por el proceso de tostado. Contienen 0 teína.

Bancha

Bancha, traducido como “té común”, se cultiva a pleno sol, y proviene de la última cosecha del año. De hojas más maduras, color verde bronce. Sabor más robusto, entre amaderado y afrutado. También existe otra versión tostada a la que se llama Bancha Houjicha.

 Genmaicha

 Hecho a partir de sencha, bancha o gyokuro, está mezclado con arroz integral tostado. La infusión resultante tiene un color amarillo claro. Resulta suave al paladar y combina el sabor herbal fresco del té verde con el aroma del arroz tostado. En Japón, se consume a menudo durante las comidas.

 

Nuestras recomendaciones para los tipos de té verde japonés en el final de 2020

Soshun primavera: Té de penumbra o Kabusecha del nivel más alto. Té verde japonés cultivado en la isla de Kyushu. Ecológico. Una experiencia para los sentidos.

soshun primavera

Ryokucha midori: También conocido como el té de los samurais. Muy bajo en teína y muy rico en vitamina C y E. Un té tónico pero no excitante ideal para el esfuerzo psíquico e intelectual. Su sabor es vigoroso, fino y fresco.ryukucha midori

Sencha Kirishima Zarai: Elaborado con hojas de té provenientes de árboles cultivados sólo desde la misma semilla (zairai), sin esquejes u otros medios de duplicación, este té tiene mucho carácter. Pero además, el maestro de la plantación ha decidido aplicar dos vaporizaciones diferentes a este té verde, de manera que se convierte en una especie de blend, en el que podemos disfrutar de lo mejor de un Fukamushi y un Asamushi.

sencha zairai

¡Para cualquier pregunta, no dudéis en poneros en contacto con nosotros!

Té de Vietnam – Novedades

El té de Vietnam

 

historia té vietnamita

La historia del té en Vietnam no ha sido tan bien recogida como la china o la japonesa. Sin embargo el té siempre ha ocupado un lugar esencial en la cultura vietnamita. Con más de 2000 años de cultivo del árbol del té, Vietnam es uno de los lugares de producción de té más antiguos del mundo. Hoy en día es considerada como la cuna de esta mágica infusión junto con China.

No obstante, no es hasta su historia reciente, con el paso de franceses y rusos, cuando Vietnam se incorporó a la economía de mercado. Expandiendo y mejorando la cantidad de sus plantaciones, llegó a convertirse en el quinto productor mundial.

Las áreas productoras más importantes del té en Vietnam son:recolectores de té vietnamita

-La región del Norte, incluyendo 3 provincias: Son La, Lai Chau y Dien Bien.

-Al Sur, la provincia de Lam Dong , la mayor área de cultivo de todo el país; gran parte de los tés oolong de vietnam provienen de aquí.

-Y la célebre provincia de Thai Nguyen, cuya fama es incomparable dentro del territorio nacional.

El té es un elemento que se ha integrado completamente en la cultura, fiestas, celebraciones… En la vida cotidiana el té se sirve muchas veces al día en cada hogar vietnamita. Justo después de levantarse, tras el almuerzo, etc. Haciendo del té una práctica de unificación social al mismo tiempo que gastronómica muy saludable.

Y en la calle, los vietnamitas tampoco dejan de beber té.

El té preparado es vendproceso de té en vietnamido en los “quán cóc“, pequeños puestos callejeros que pueden encontrarse fácilmente enfrente de estaciones de tren, escuelas, oficinas o incluso en algunos pasajes tranquilos y aislados. Estos quioscos constituyen una de las estampas de la cultura vietnamita más típicas. Trabajadores y estudiantes se acercan a hacer una breve pausa o un descanso al final del día, compartiendo noticias y cotilleos entre taza y taza de té verde.

El té de Vietnam puede separarse en tres categorías principales: té verde, té negro, y té perfumado:

Trà xanh (té verde)

El té verde debe ser siempre el primero en mencionarse cuando uno habla sobre té vietnamita. Su elaboración se ha extendido exponencialmente durante el pasado siglo XX, en gran medida, debido al aumento del consumo interno. Su poder refrescante y ligeramente estimulante lo convierten en la té negro en vietnambebida perfecta para los cálidos días tropicales, y hoy en día el ardor de los vietnamitas por el té verde se ha visto incrementado si cabe a la luz de las numerosas propiedades beneficiosas para la salud que comporta su consumo.

Trà Man (té negro)

Robusto y con un ligero toque meloso. Su fuerza y carácter lo hacen un substituto ideal para los poderosos tés de tipo Assam. Las zonas predilectas para su cultivo son las tierras bajas como Thai Nguyen, Tuyen Quang.

Tes perfumados

Los vietnamitas se sienten particularmente inclinados hacia los tés ligeros con fragancia floral, de ahí su grté perfumado vietnamitaan entusiamo por las mezclas de te con flores y hierbas. El fragante olor de las flores enlaza harmoniosamente con el suave amargor del té, creando un sabor único. Entre las mezclas más populares, hemos de distinguir el té con loto -o trà sen-, que puede considerarse como la especialidad vietnamita. Elaborar una mezcla con flor de loto no es sólo un proceso largo y arduo, sino que además simboliza el respeto y filosofía que rodean esta planta en la cultura vietnamita, que encarna la pureza, la entrega y el optimismo por el futuro.

Novedades en té&té

-Agujas blancas de Vietnam:

Cosechado en primavera en la provincia de Ha Giang a una altitud de entre 2000 y 2400 metros. Elaborado por las minorías Dao y H’mong fieles a los procesos tradicionales. Sólo los brotes jóvenes se seleccionan de las plantas de té silvestres más fuertes y antiguas. Esto le da al té blanco un sabor fresco, delicado y dulce, un verdadero regalo de la primavera.

-Té negro de las hadas:

Los brotes y hojas jóvenes se seleccionan de las plantas de té silvestres más fuertes y antiguas dispersas en las montañas más altas. Este té negro tiene un potente aroma complejo con un toque de miel y chocolate.

-Té negro silvestre BIO:

Té poderoso con mucha duración en boca y una textura cremosa que engancha a los amantes del té negro intenso.

-Arrozales encantados BIO:

El sorprendente aroma de arroz a la vainilla en este té verde proviene de la frescura del té verde vietnamita escogida y de las hojas de pandan, planta muy utilizada en Asia por su aroma. Este té nos evocará las nueces y la vainilla y nos llevará a un viaje por los campos de arroz encantados de Vietnam. De cultivo ecológico.

Algunos tés de Vietnam que puede que no conocieras

-Oolong Vietnam cuatro estaciones:

Un té complejo con notas afrutadas, pero de fácil acceso para los no iniciados. ¡Uno de esos tés que tienes que probar este 2020!

-Verde Vietnam BIO:

Algunos plantadores japoneses comenzaron a desarrollar jardines de té en Vietnam en condiciones idénticas a los jardines japoneses. Estas hojas eran enviadas a Japón donde se finalizaba su elaboración. Poco a poco los productores locales han ido desarrollando sus propios tés tipos “sencha”.  Estos han adquirido poco a poco un nivel tan alto como para poder ser comparados con los originales japoneses.

Cacao y matcha

cacao y matcha bio

 

Cacao y matcha, lo mejor de ambos mundos

Cacao y matcha, has oído bien. Amantes del té y el chocolate, preparaos, porque tenemos exactamente lo que estabais buscando. Nuestra línea a base de cacao puro ecológico te hará disfrutar del cacao y el matcha, ingrediente estrella que lo acompaña, de maneras muy diferentes. Un maridaje exquisito entre dos productos que se combinan casi como si hubieran sido hechos el uno para el otro. El toque dulce del chocolate, y la delicada astringencia del matcha en una misma bebida.

Las propiedades del cacao

Por si fuera poco, el cacao no es solo delicioso, sino que también está lleno de beneficios.

El cacao es rico en polifenoles, especialmente en favanoles, que son antioxidantes naturales. Estos se relacionan a su vez con los efectos anti-inflamatorios y reguladores de la presión sanguínea alta, entre otros. Además de esto, se estudian también los efectos positivos en el humor y la depresión, debido a la presencia de serotonina y dopamina.

Nuestra selección de cacao y matcha

 Actualmente, tenemos cuatro mezclas. Todas ellas tienen cacao como ingrediente base, y un porcentaje de matcha variable. Además de eso, cada uno está formado por otras mezclas, algunas de ellas clásicos acompañantes del cacao, otras algo más atrevidas.

cacao y matcha con especias cacao y matcha chili

cacao y matcha con menta

cacao y matcha clasico

 

Cacao + Menta Bio

 Refrescante como la menta, profundo y cálido como el cacao.

 Cacao + Chaï Bio

Con chai, la mezcla de especias del té indio, con cardamomo, canela, jengibre, pimienta y nuez moscada.

 Cacao + Chili y fresa Bio

 Este “cocktail” levanta tanto suspicacias, como pasiones. Pero descubrimos al probarlo que a veces encontramos amistades en los lugares más imprevistos.

 Cacao + Matcha

 La versión clásica que no puede fallar.

 

(Puedes encontrarlos todos aquí).

 

 Cómo tomarlo

 Aquí entra en juego la imaginación de cada uno. Por supuesto, lo puedes consumir sencillamente diluido en agua caliente, o como un chocolate, en leche, sea vegetal o animal. Lo puedes hacer en frío, añadirlo a tus batidos o smoothies… Añade varias cucharaditas al yogur, e incluso en repostería, para darles un toque a cacao exquisito. ¡Prueba y experimenta!

 

Cuéntanos qué te han parecido, y cuál es tu forma preferida de tomarlo. Para cualquier pregunta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Té de cáñamo y CBD: Todo lo que necesitas saber

Té de cáñamo y CBD

Desde hace unos años, el té de cáñamo y el CBD están en boca de todos, y no es de extrañar. El cáñamo (también conocido como Cannabis) es una planta con múltiples usos, y nos ha acompañado durante siglos. De ella se puede aprovechar todo, desde la fibra, hasta las semillas, pasando por las hojas. Tiene tantas propiedades beneficiosas (vitaminas, nutrientes, antioxidantes…), que se la ha llegado a considerar superalimento. Una de las cosas que incrementan estos beneficios ya existentes es el CBD (cannabidiol), uno de sus componentes, del que se estudian sus efectos calmantes, digestivos e anti-inflamatorios entre otros.

El cannabidiol es uno de los muchos cannabinoides que podemos encontrar en el cáñamo. A su vez, los cannabinoides son compuestos orgánicos capaces de activar los receptores cannabinoides de nuestro organismo. Estos receptores involucran, entre otros, el apetito, el dolor y el humor.

Aunque se puede disfrutar del cáñamo y sus propiedades de múltiples maneras, una de ellas es, por supuesto, en infusión.

planta del cáñamo te de cañamo y cbd

¿Qué es el té de cáñamo?

El “té” de cáñamo es una infusión que puede elaborarse a partir de la flor sin semillas, de las hojas o de ambas. Por supuesto, no contiene nada de teína, es más, una de sus principales características es la de ser relajante.

El té de cáñamo tiene un bello color verde y un embriagador olor herbal.

¿Puede el té de cáñamo y el CBD intoxicarte o “colocarte”?

No, ni el té de cáñamo ni el CBD son intoxicantes. El té de cáñamo no está hecho de la flor con semillas de la marihuana, que es otra variedad de la planta del cannabis. Al contrario que el THC, el CBD no es psicoactivo ni psicotrópico.

Beneficios que se le atribuyen

-Anti-inflamatorio y alivia el dolor

-Relajante y calmante

-Ansiedad y depresión

-Insomnio y trastornos del sueño 

Nuestras infusiones de Cáñamo

infusion de cañamo con camomilla te de cañamo y cbd

Actualmente, tenemos dos variedades de té de cáñamo, una pura y otra perfumada. Esta última también tendría manzanilla, lavanda, hinojo y rooibos verde. ¡Ambas variedades son Bio!

Cómo tomar el té de cáñamo

Tan sencillo como cualquier otra infusión o té. Nosotros recomendamos unos 5grm por taza, algo así como una cucharadita de postre colmada y media. En el caso de ambas variedades, tanto Cáñamo Puro Bio como Cáñamo + Camomila Bio se infusionarían 5 minutos, con el agua a 90º.

Un consejo extra: Si quieres extraer el máximo de los cannabinoides de tu té de cáñamo, añade una nube de leche o una cucharadita de mantequilla, lo importante es que sea un producto graso. 

Pregunta por nuestros tés de cáñamo en las tiendas de Pasaje de los Azahares y Castelar. O si lo prefieres, búscalos en nuestra tienda online. ¡Te esperamos!

Recetas de té frío para el final del verano

Se acaba el verano, ¡pero no el calor, ni el té frío! 

El té frío siempre es una buena opción. Aunque se acaba el verano, no quiere decir que no podamos seguir disfrutándolo. Y es por eso que te traemos 4 recetas de té frío con las que seguir experimentando.

Pero lo primero es lo primero: ¿Cómo preparar té frío?

Antes de pasar a las recetas de té frío más elaboradas, volvamos a explicar brevemente la forma más sencilla de consumir el té frío. Por supuesto, hay diversas maneras de hacer un buen té frío, pero la que nosotros siempre recomendamos es la de maceración. ¿En qué consiste? ¡Muy fácil!

-Solo necesitas una jarra, tetera o botella de cristal.

-Después, en un infusor extraíble, o en filtros de papel, echamos el té proporcional a la cantidad de agua (cucharadita colmada de té por cada 0,25l).

Aquí puedes ver una selección de nuestros infusores más vendidos.

-Servimos el agua (a poder ser, filtrada).

-Tapamos e introducimos en el frigorífico durante 6 a 8 horas. No temas, porque este proceso no amarga el té en absoluto.

-Después del macerado, retiramos el filtro, ¡y listo! Ya tenemos nuestro té frío para disfrutar el resto del día.

Aunque este método pueda realizarse con cualquier té que te guste, estas  son nuestras recomendaciones especiales para té frío.

Receta 1: Té frío con fresas y limón

 

-Se prepara el té a elección (puro preferentemente, pero cada uno puede escoger el que más le guste). Se deja enfriar a temperatura ambiente. También se puede utilizar el té frío previamente macerado, si ya estuviera hecho.

-Una vez templado, se agrega a la batidora con un par de puñados de fresas, el zumo de un limón y cucharadas de miel al gusto. Se bate todo muy bien.

-Se deja enfriar en el frigorífico o se añade hielo, y a disfrutar.

Receta 2: Frappe de Chai

 

Hace poquito ya os dejamos una receta de Chai Imperial helado en Instagram. Ahora os traemos una variación pasada por la batidora.

-Prepara el té chai (o chai imperial si lo prefieres). Retira el té y deja reposar a temperatura ambiente hasta que quede templado. Recuerda el cálculo que hemos realizado antes: Una cucharadita colmada de té por cada 0,25l

-En la batidora, mezcla el té preparado, 4 cucharadas de leche condensada y 2 o 3 tazas de hielo. Bate bien y sirve.

-Si quieres ir por el toque extra placer prohibido, añade nata montada por encima.

Receta 3: Polos de té verde y frambuesa

 

 -Preparamos nuestro té verde puro de preferencia con normalidad, en caliente. Usamos alrededor de 100ml de agua. Lo dejamos aparte hasta que esté a temperatura ambiente.

-Servimos en la batidora junto con 100gr. de frambuesas, el zumo de medio limón y 3 cucharadas de miel (o endulzante a elección).

-Batimos bien y colamos las semillas de las frambuesas.

-Introducimos la mezcla en las poleras, o en vasos con una cucharita para usar de palito. Congelamos al menos 4 horas.

Receta 4: Limonada de té negro

-Preparamos el té negro macerado que prefiramos. En este caso, no es tan importante que sea puro (Assam, Gran Yunnan Imperial, Irish Breakfast), también puede ser perfumado (Té negro jengibre limón bio, Frutos de Nepal, Hammam Black leaf). Lo dejamos enfriar.

-Añadimos el zumo de un limón y el de una lima.

-Añadimos miel al gusto (entre una y tres cucharadas debería ser suficiente).

-Enfriamos en el frigorífico o servimos con hielo.

 

Espero que os atreváis con alguna. Y no dudéis en consultarnos con cualquier duda. ¡Nos vemos pronto!

 

Preparar un buen té: Todo lo que necesitas saber

Preparar un buen té: Todo lo que necesitas saber

preparar un buen te : te verde

Preparar un buen té es en realidad algo muy simple, ¡y no necesitas invertir mucho tiempo! Sería una pena que si después de haber dado el paso de comprar un té de buena calidad, de hoja entera y a granel, no lo aprovecharas al máximo.

Podemos dividir la preparación ideal de un té en cuatro apartados: El primero y más importante de todos es contar con un té de calidad. Si habéis llegado hasta aquí seguro que es porque lo habéis hecho ; ) Después, están el Agua, tiempo y utensilios.

Consejo 1: Agua y la preparación de un buen té

En cuanto al agua tenemos que tener dos cosas en cuenta: La calidad del agua y su temperatura. Aunque ya hemos dedicado dos entradas exhaustivas a desentrañar los misterios del agua (que podéis encontrar aquí y aquí), no está de más hacer un pequeño recordatorio.

Calidad:

Si usas un té de calidad, necesitas un agua de calidad. Al fin y al cabo, una taza de té está compuesta de dos ingredientes, té y agua, y el agua es igual de importante que el primero.

¿A qué nos referimos con calidad del agua? Diferentes tipos de agua tienen diferentes tipos de PH y dureza, las dos características que más nos importan a la hora de hacer té. Éstos alteran los sabores, y pueden darle matices diferentes. ¿Qué se puede hacer respecto a esto? La mejor opción es sin duda el agua filtrada. Invertir en un buen filtro de agua puede cambiar la forma de concebir tu experiencia de beber té. Y además, también hará más refrescante y agradable las aguas de grifo.

Temperatura:

preparar un buen te : temperatura

La principal máxima por la que te debes guiar es NUNCA hervir el agua, o si no es posible, al menos no echar el agua hirviendo sobre las hojas. Cada té tiene una temperatura idónea, pero en ningún caso esa temperatura es a punto de ebullición. Mientras más elevada sea la temperatura del agua, más taninos se liberarán, lo que produce que la infusión se amargue y le resta propiedades. Para ayudarte a saber la temperatura ideal con cada tipo de té, hemos elaborado esta tabla, donde encontrarás toda la información de necesitas para preparar un buen té.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La pregunta es, ¿cómo consigo esas temperaturas?  El mejor método es con un hervidor que te permita graduar la temperatura, como este:

preparar un buen te : hervidor

(Puedes encontrarlo aquí)

En segundo lugar, puedes usar un termómetro de agua:

preparar un buen te : termómetro de agua

(Puedes encontrarlo aquí)

Si no tienes ninguno de los anteriores, no te preocupes, también puedes hacerlo en un cazo sobre el fuego. Para saber exactamente cómo realizar el método “a ojo”, te lo explicamos aquí.

Consejo 2: Tiempo 

Ahora que ya manejamos el tipo y la temperatura del agua, no quieres dejar tu té infusionando más tiempo del debido, o podría perder propiedades y desarrollar un sabor amargo. En nuestras bolsas de té siempre te pondremos el tiempo y la temperatura, pero estos son los tiempos generales para cada tipo:

Verde: 3 minutos

Negro y Rojo: 4 minutos

Azul: 3-5 minutos

Blanco: 5 minutos

Consejo 3: Utensilios 

Como decíamos, si quieres ser todo un tea master, esto es lo que necesitarás:

-Para controlar el agua: Un filtro de agua (o agua embotellada en su defecto), un hervidor con contador de temperatura, o un termómetro de agua.

-Para controlar el tiempo: Un temporizador, una tetera con filtro incluido o una taza con infusor de acero, para poder retirar las hojas cuando sea necesario. Si te resulta más cómodo, también puedes usar filtros de papel.

preparar un buen te : infusor                      bolsitas desechables

(Infusor Aquí)                                                             (Y bolsitas aquí)

Consejo extra:

Si te sientes con ganas de darle ese toque extra a tu té, éste es nuestro último consejo experto: Calienta la tetera previamente para que la temperatura no baje de forma drástica.

Antes de poner las hojas de té, sirve un poco de agua caliente en la tetera. Déjala durante unos segundos, removiéndola un poco, y después vacíala. Esto ayuda al agua a mantener  la temperatura correcta para el té.

Ahora que tu tetera está bien caldeada y lista, pon tu infusor con las hojas de té, echa el agua y ¡disfruta!

tetera con infusor

 Por supuesto, podrás encontrar todo lo que necesitas en nuestras tiendas de Pasaje de los Azahares o Castelar. O en nuestra tienda online. Empezando por el té perfecto para ti.